¿Qué ver en Japón? Las visitas imprescindibles

Qué ver en Japón

Si te estás preguntando qué ver en Japón, estás en el lugar correcto. Japón es un país enorme y puede ser difícil elegir por dónde empezar. Más allá de las archiconocidas Tokio y Kioto, el resto de paradas pueden ser complicadas de elegir.

En este artículo, te hemos señalado los lugares más interesantes para un primer acercamiento al país nipón. Por supuesto, hay muchísimos más lugares espectaculares que ver en Japón.

Sin embargo, si es tu primera vez, aquí tienes las paradas que deberías ir planteándote.

Japón es un destino ideal para viajes de lujo porque combina naturaleza, tradición, gastronomía y vanguardia. En un mismo lugar podemos visitar templos milenarios y lugares llenos de espiritualidad junto a las mayores innovaciones electrónicas, disfrutar de platos increíbles desde el Kobe al sushi o, simplemente ver grandes montañas como el Fuji nevado.

Aun siendo difícil elegir, hay lugares imprescindibles para una primera vez. Estas son nuestras elecciones, pero podemos prepararte un viaje completamente a tu medida.

Tokio

Tokio

Por muchas veces que vayas a Tokio, siempre tendrás nuevas cosas que ver. La capital es también una de las ciudades más grandes del mundo y su oferta cultural y de ocio es inigualable. Ni siquiera Nueva York ofrece tantísimas opciones como Tokio.

Por supuesto, entre tanto rascacielos, también cabe la tradición. Lo encontramos en el barrio de Asakusa y el Templo Senso-Ji, realmente el corazón espiritual de la megalópolis.

Las mayores innovaciones tecnológicas y electrónicas se dan cita en Akihabara, mientras que en Shinjuku podemos ver grandes miradores y rascacielos, incluyendo el famoso bar de hotel con vistas de Lost In Translation.

Algo que suelo recomendar es hacer rutas en helicóptero, ya que es la única manera de poder percibir las verdaderas dimensiones de Tokio. Aunque a pie, también seremos capaces de verlo en Shibuya, donde se encuentra el cruce de peatones más transitado de todo el planeta.

Si Tokio es una de las capitales de la moda en el mundo, es por Harajuku y Ginza. En Harajuku surgen las tendencias más alocadas y en Ginza las grandes marcas la adaptan y venden en alta costura. Pasear por Harajuku es como ver un futuro distópico lleno de tendencias y color.

La isla de Odaiba, con su réplica de la Estatua de la Libertad y sus múltiples centros comerciales y de ocio es un paraíso para las compras y, por supuesto, tampoco nos podemos olvidar del Parque Ueno, el pulmón de una ciudad que nunca acaba.

Hakone

Hakone

A orillas del Lago Ashi y el Monte Fuji se encuentra la ciudad de Hakone. Este lugar es un verdadero santuario del bienestar donde poder disfrutar de la experiencia del onsen o baño termal japonés.

Estos baños tienen aguas provenientes del subsuelo que están muy calientes y que en muchos casos tienen propiedades curativas según la tradición. En los onsen suele haber una piscina exterior y otro interior y el mismo hecho de ir es toda una tradición centenaria en Japón.

Primero hay que desnudarse por completo y lavarse a fondo en unas pequeñas duchas y zonas de bienestar que hay antes del acceso. Muchos incluyen elementos de peluquería o incluso depilación.

Posteriormente, cuando ya estás completamente limpio puedes entrar a la piscina, con zonas separadas por sexo y una pequeña toalla. Aquí hay que estar en silencio y relajarse. Una experiencia de bienestar única en el mundo y que merece la pena vivir.

Las piscinas exteriores, abiertas incluso cuando está nevando, son una de las experiencias de viaje de lujo de la que no nos vamos a olvidar.

Kanazawa

Kanazawa

Kanazawa es otra parada muy interesante que muchas veces queda fuera de los itinerarios más típicos. Este lugar es ideal para aprender sobre el período Edo, que va de 1603 a 1868.

Entre los lugares imprescindibles de la ciudad hay que mencionar el castillo de Kanazawa, de 1580 y que no tiene nada que envidiar al famoso castillo de Himeji.

Sin embargo, a diferencia de Himeji donde no hay mucho que ver más allá del castillo, en Kanazawa hay más lugares impresionantes como el jardín de Kenrou.

Además, no podemos dejar de pasear por el barrio de las geishas, el barrio de los samuráis y el mercado Omicho. Una curiosidad es que una de las ciudades especializadas en el pan de oro, por lo que podrás, si quieres recubrir tu mismo los objetos con este material.

Shirakawago

Shirakawago

Seguro que alguna vez has escuchado hablar de los “Alpes japoneses”. Se trata de una zona montañosa con dos aldeas preciosas que te dejarán sin habla. Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se trata de Shirakawago y Gokayama.

Cualquiera de las dos son interesantes para tener una visión del Japón rural e histórico, pero la primera es un poco más accesible. Esas casas de madera entre montañas con techos de paja, ofrecen otra perspectiva de Japón que solo puedes tenerla aquí.

Kioto

Kioto

Kioto no solo tiene algunos de los mejores hoteles de lujo en Japón, también es el lugar con mayor número de templos y atracciones del Japón más histórico. Antigua capital de Japón, no podemos perdernos su Castillo Nijo pero tampoco el Templo de Oro y el Templo Plateado.

En la zona suroeste se sitúa el bosque de bambú de Arashiyama. Muy cerca podemos ver también el templo Tenryu-Ji con un jardín zen increíble y sin comparación en todo Japón.

Al este se sitúa el barrio de Gion, donde viven las geishas, y también el famoso templo de Kiyomizudera en Harashiyama, desde el que se tienen una de las mejores vistas de la ciudad.

Tampoco nos podemos olvidar de Fushimi-Inari, ya en las afueras de y sus miles de Tooris, un camino mágico por las montañas de Kioto.

Para las compras, el mercado de Nishiki es espectacular, tendrás absolutamente de todo.

Esto es solo alguno de los highlights de la ciudad, pero realmente hay más de un millar de opciones que dependerán del tiempo que le dediques a Kioto.

Nara

Nara

Nara es otra antigua capital de Japón, aunque mucho menos conocida que Kioto. Se llega en menos de una hora desde Osaka o Kioto, por lo que realmente merece la pena visitarla.

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, sus templos más antiguos datan del año 710. Aquí es imprescindible ver el Templo Todai-Ji, el santuario Kasuga Taisha, el templo Kofukuji y el templo Horyuji con su pagoda de 5 pisos y 33 metros de altura.

Realmente son lugares impresionantes. Además, casi todos los templos están situados en un parque donde viven los ciervos libremente y donde se te acercarán para que les des de comer algunas de las galletas de arroz que venden los comerciantes de la zona.

Por otra parte, el barrio histórico de Naramachi es también precioso para recorrer sus callejuelas y ver sus pequeños templos, tiendas y cementerios.

Nikko

Nikko

Otra antigua capital histórica aún menos conocida para los viajeros occidentales es Nikko. Se puede ir desde Tokio en tren en una excursión de un día porque es un lugar que realmente merece la pena si queremos ver templos antiguos muy diferentes a los del resto del país.

En esta bella población hay una zona de grandes templos llenos de colores como es el santuario Toshugu, el santuario Futarasan y el Taiyumbio. En uno de ellos se encuentra, por cierto, los famosos monos que se tapan la boca, los oídos y los ojos y que ahora son el famoso icono de WhatsApp. ¡Atento a ver si los descubres!

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, son templos del siglo VIII y cuentan con importantes esculturas y diferentes edificios realmente increíbles. Además, para acceder a la zona encontraremos el famoso templo japonés.

En las afueras de Nikko también destacan dos grandes elementos naturales. Por un lado, la cascada Kegon y el lago Chuzenji, dentro del bellísimo Parque Nacional de Nikko. Además, hay otros lagos, rutas de senderismo y lugares de interés, incluyendo el Parque temático Edo Wonderland.

Osaka

Dotombori Osaka

No podíamos olvidarnos de Osaka. Para nosotros, Osaka no es tan imprescindible como otras ciudades de la lista. Es verdad que una ciudad muy grande e interesante de visitar, pero los templos de Kioto son más impresionantes y la parte contemporánea de Tokio es aún más moderna.

Aún así, si tenemos tiempo puede ser una excursión muy interesante. Sobre todo en el ámbito gastronómico ya que Osaka está considerada la capital de la gastronomía de Japón con grandes platos típicos como el takoyaki o albóndigas de pulpo o el okonomiyaki o tortilla japonesa.

La zona de Dotombori es la mejor para ver la modernidad de Osaka, sus puestos de comida y todo lo que puede ofrecer.

Miyajima

Miyajima

No podemos acabar este post sin hablar de Miyajima, a la que se accede desde Hiroshima. Esta última ciudad puede ser interesante si nos interesa ver su museo del ataque nuclear y cómo quedó la ciudad. Es una clase de historia en vivo y en directo.

Miyajima por su parte es una isla con un famoso santuario situado en el mar, que gusta mucho a los visitantes. Actualmente está en rehabilitación, pero pasear por la isla es otra de las experiencias en Japón más bonitas que podemos tener.

Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, entre templos como Misen Hondo y Reikado y su vegetación exuberante podremos tener una nueva perspectiva de lo que es este bello país.

¿Te han gustado estas recomendaciones de qué ver en Japón? Ya sabes que te podemos recomendar otros lugares y crearte un itinerario completamente a tu medida. Consulta con nosotros sin compromiso.

contacto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies